C/ Temple, 11b • 07001 • Palma de Mallorca (Ver plano abajo)

871 036 049 • 699 671 335

ma-artecontemporaneo.com

ma.artecontemporaneo@gmail.com

Díptico

Coloquios con el artista

Abiertos, gratuitos y participativos

La mirada fugaç i perenne - Martes 21 noviembre

La mirada d’anada i volta - Martes 5 de diciembre

La mirada radiant i ombria - Martes 19 de diciembre

LA MIRADA RADIANT I OMBRIA

Ángel Pascual Rodrigo

9 de noviembre al 29 de diciembre de 2017

PORTADA    |    CURRICULUM    |    PINTURAS    |    GRAFICA  |    EXPOSICIONES    |   TEXTOS    |   CLASES    |    ENLACES    |    VIDEOS   |    CONTACTO

 

Presentación de la directora de MA

Marisa Aldeguer


Al observar por vez primera la obra de Ángel Pascual Rodrigo, uno queda como petrificado en el tiempo. Introducirse en estos inmensos y sublimes paisajes, nos hace sentir, por un momento, perdidos. La embriaguez que nos envuelve, dulce y serena, nos complace. 

Sus paisajes son de una quietud silenciosa, no grita en ellos ni el águila; todo está sumido en una bella ensoñación que nos llama a introducirnos en ella. 

Esos colores que sólo podemos ver en los sueños, los vemos ahora, sacados a la luz por este artista que sabe manejar los resortes de la sensibilidad. Con su pincel, Ángel Pascual Rodrigo va conduciéndonos por esos caminos ilusorios que todos recorremos en nuestros estados más placenteros; por esto, cuando nos encontramos ante sus obras tenemos esta sensación de dejà vu que tanto nos atrae.

La sutilísima paleta del artista, la pincelada mesurada, el cálculo metafísico ayudan al espectador a sumirse en este viaje tan subliminal como deseado.

El dominio que revela la obra de Ángel Pascual Rodrigo con estas pinturas y dibujos no nos deja ninguna duda; estamos ante uno de los grandes paisajistas contemporáneos que se atreve a lidiar con los opulentos y llamativos trabajos no figurativos de algunos artistas contemporáneos suyos que a su vez, son capaces de admitir que ante el arte no hay tiempo ni medios que valgan. Se trata de pinturas eternas, silenciosas y bellas, como eterna es la bruma que asoma por la montaña. 

Este artista nos recuerda que el sol sale cada día, que hay un mundo fuera del asfalto; que la belleza persiste y gana.

© Vegap